Por qué Chavela Vargas.

Para todos aquellos que alguna vez se hayan preguntado del por qué mi afición y adicción a CHAVELA VARGAS va dedicado esto.

Era el año 2001 y su nombre me perseguía por todas partes, algo curioso, pues nadie va por el mundo hablando de ella. Por esos días el gobierno de España le entrega la condecoración "La Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica"; era demasiado, hasta en las noticias seguía escuchando de ella, mis amigos no sabían de quién les hablaba, nadie me pudo orientar, sólo logré saber que se trataba de "una señora española que canta".


Reconozco que el primer acercamiento a Chavela no fue el mejor, pues, hasta hoy en dìa, lo sigo describiendo como el mayor de mis traumas artísticos (después contaré los otros dos). Era un domingo cuando yo caminaba por las calles del centro histórico, era tarde, tenía prisa, no pude detenerme a ver el espectáculo que se presentaba, sólo escuché una voz que mi memoria auditiva y musical no lograron reconocer y dije: es la voz de un hombre. Al día siguiente, en programas de espectáculos vi la reseña de la actuación de Chavela Vargas en el Zócalo capitalino.
Ha pasado mucho tiempo y éste sigue siendo mi trauma, es un error que no me he podido perdonar... sin embargo, no la conocía. Un amigo, la primera persona que me preguntó del por qué de mi gusto por Chavela, me consoló diciendo: "todo pasa en el momento preciso, no antes, ni después, a nadie le gusta cómo canta Chavela Vargas nadamás porque sí, nadie comprende lo que ella quiere decir si no has vivido algo interesante... y qué bueno que no la escuchaste ese día, porque hubieras terminado aborreciéndola" yo me reí mucho de lo que él me dijo, sin embargo, reconozco que por ella cambiaron mis gustos, me volví un nacionalista y entendí lo que es realmente interpretar una canción y se lo dije de esta manera: "Si no me gustara Chavela, tú y yo no estaríamos platicando ahorita, y yo estaría en primera fila en el concierto de RBD".

No pude más con la curiosidad y salí en busca de Chavela Vargas, compré un disco de éxitos, regresé a mi casa y en mi sillón favorito me senté a escucharla, por fin mis oidos lograron encontrarse con esa voz, la que yo ya esperaba sin haberla conocido. Empezaba algo así: "Y tú que te creías el rey de todo el mundo, y tú que nunca fuiste capaz de perdonar...". La segunda canción fue "Macorina" todo el erotismo y seducción lésbica pasaron por mis oidos, se materializaron frente a mis ojos, se metieron en mi sangre. Un momento impactante fue "Volver, volver", escuchar el registro, la capacidad y calidad interpretativa de una mujer de más de 80 años no es algo fácil de comprender. Sin lugar a dudas, el momento culminante fue al escuchar "Todos me dicen el negro, llorona, negro pero cariñoso..." no por nada es considerada su máxima creación como artista, es un momento mágico, sagrado, místico, indescriptible...
Desde ese día me he dedicado a comprar discos de ella, sólo he logrado reunir 23 discos diferentes de Chavelita.
Creí que nunca iba a poder verla en un escenario, han sido tres las ocasiones que he tenido la oportunidad de estar en uno de sus conciertos, el primero fue en el Teatro de la Ciudad, el segundo en el Teatro Diana (tuve que ir hasta Guadalajara para verla) y finalmente en el Auditorio Nacional el pasado mes de diciembre, donde a pesar de terminar el concierto en una silla de ruedas, fue inevitable una ovación de pie.

Esta es una historia incompleta, pues no va a faltar quien me diga que no cuento la razón real de mi gusto por Chavela.

He de reconocerlo y me pude haber ahorrado muchas letras, ya lo dijo Sabina: "las amarguras no son amargas cuando las canta Chavela Vargas y las escribe un tal José Alfredo".

Detrás de todo esto se esconde una historia de amor, pero, sobretodo, de desamor.

Chavela representa para mí la compañía en una noche de lágrimas, de tristeza, de soledad; el complemento perfecto para un tequila y una historia de amor, la que no querrás ni siquiera recordar.

Ella es la imagen del México añorado, el que ya se fue, el que ella logró conocer, en el que vivió, además de su cercanía a Frida Kahlo, pero esa es otra historia.
No pregunten quién soy porque no se los digo, hasta aquí lo que quiero y puedo decir...
Posted on 6/11/2008 10:10:00 p. m. by RAÚL and filed under , | 3 Comments »

3 comentarios:

Anónimo dijo... @ 20:55

Yo no soy "súper fan" de nadie pero reconozco que Chavela me encanta.... y gracias a ella he compartido contigo hermoso e interesantes momentos

Anónimo dijo... @ 20:57

En realidad no escribes la verdadera historia, me encanta como das mil vueltas y no dices nada, pero probablemente Chavela te acompañó en uno de los momentos más difíciles de tu vida, en un momento que te marcó para siempre, dejame decirte que Chavela dice cosas muy ciertas, muy sabias, palabras que pocos pueden llegar a entender.

Ojalá algún día me cuentes tu historia.

Atte Mercedes Orozco.

Anónimo dijo... @ 12:55

oie solo quiero saber como se llama la cancion esa donde dice no preguntes quien soy por que no se los digo solo se que adonde voy el amor va conmigo y apuro valor he cambiado mi suerte, me lo puedes enviar a mi correo porfas? candela107@hotmail.com