Cosas sueltas para alguien que ama por partes.

No me importa que me digas mentiras
naciendo en tu boca sabe a bendición,
no me importa el desdén con que me miras
porque yo en ti descubro la perfección.

Oh gran Dios
que veneran en tierra tan lejana
hoy mi sangre roja emana
por otro con nombre de Dios.

Repartido en hombres y lamentos,
hacedor de cuentos y canciones,
hechicero de corazones
que embrujas en escasos momentos.

Constructor de extraños sentimientos
donde no se distinguen las emociones.
En tu canto inician las oraciones
como si se construyeran monumentos.

A la madre de Dios invocas
pues tu boca la venera,
la misma que besa de extraña manera,
con la que mis pasos equivocas.

La insoportable levedad de mi ser y la grandeza de mis acciones me conducen a cometer grandes errores.
No entiendo por qué juzgan la forma de mi mirada. ¿Acaso no se da cuenta que yo veo al mundo de una distinta manera?
Posted on 6/29/2010 10:45:00 p. m. by RAÚL and filed under , , | 1 Comments »

1 comentarios:

Anónimo dijo... @ 19:53

Se que esas cosas sueltas son algo personal, algo muy tuyo pero al momento de compartirlas puedes hacer que alguien más se adueñe, ya las hice un poco mías porque yo también conozco el amor fragmentado...