¿¿¿Mímesis???

Ha pasado mucho tiempo y me doy cuenta de que aquí sigo; y sigo siendo el mismo ser pequeño, torpe e imperfecto con el que me he encontrado desde siempre en el espejo...
Hoy mi figura no es la misma, ha cambiado, la han cambiado.
Después de estar una semana en el puerto de Veracruz (a donde tengo que regresar porque una historia de amor me espera) tratando de reflexionar y encontrar paz para mi cuerpo, para mi alma, me encuentro sentado frente a una computadora tratando de recapitular un poco todo lo que ha pasado.
Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte y una vez más estoy con vida y me aterra...
La despedida siempre duele, me queda el consuelo de saber que durante todo éste tiempo fui feliz, muy feliz, que me atreví a vivir.
.
Fuimos un par de locos que nos encontramos, nos conocimos, coincidimos... y nos reimos, nos burlamos del mundo y lo destruimos, lo reinventamos y lo volvimos a construir. Esos fuimos.
.
No sé lo que fuimos, creo que nunca lo supimos y hasta el último instante no encontramos adjetivo que describiera y le hiciera justicia a nuestra relación. Un par de locos.
Mi eterno agradecimiento para ti, aunque nunca llegues a leer esto, gracias por todos estos años, por todo éste tiempo, por estar junto a mí, por confiar, por creer en mí. Gracias por escucharme, por ayudarme y por compartir tu vida conmigo. Siempre me enseñaaste tantas cosas, desde el día en que te conocí. Por ti aprendí de nuevo a reir, aprendí a llorar y cada día era una enseñanza nueva y una aventura diferente; descubrí un mundo nuevo y maravilloso, tu mundo, y me dió miedo; todo era más grande que yo, todo era perfecto... Me enseñaste a decir "te quiero" y te quiero... Y así fue nuestra vida, nuestro tiempo... Y llegó lo que tanto me aterraba, el momento de la separación y no pudo ser la excepción y no pudo ser mejor y no pudo ser más bella, hasta ese último momento te encargaste de eternizarlo: te fuiste y algo de mí te llevaste, no puedo decir que mi vida, pero sí mi corazón, ese es tuyo, yo te lo entregué... Y aprendí a decir "No te vayas", y me enseñaste a pelear hasta las últimas consecuencias por lo que quieres.
Tantas y tantas noches son las que lloré por una ausencia, hoy la historia se repite y me duele y lloro y no lo acepto y no lo comprendo.
Hoy cada día es igual al anterior y no distinto al siguiente. Algo me falta, me arrancaron la parte esencial de mí, mi complemento...
Fotos, cartas, risas, discos, canciones, lugares, bebidas, recuerdos y promesas sin cumplir son lo único que quedaron, que me dejaron. Años pasaron y no me di cuenta de nada, nunca supe qué fue lo que pasó, nunca alcancé a comprenderlo y lo único que queda en mi mente es aquella frase de Chavela Vargas:
.
"Así pasábamos el tiempo, hasta que el tiempo nos pasó de verdad".
Posted on 8/10/2008 06:04:00 p. m. by RAÚL and filed under | 1 Comments »

1 comentarios:

Rosy dijo... @ 22:57

tienes que contarme de ese amor que te espera en Veracruz =P.
Una separación siempre es dolorosa, lo único que queda es tener en mente los buenos momentos sino de otra manera sólo te estas torturando, te voy a dejar una frase que me gusto mucho

"elayer es pasado, el mañana es futuro y el hoy es un regalo por eso se llama presente"